Corfo Gobierno de Chile
menu close
X

Con una presentación del Consorcio Science Up se dio inicio al programa “Growing Up: Ejecuta tu idea”, instancia que reunió a las y los participantes de los proyectos adjudicados, además de coordinadores y encargados de seguimiento, control y finanzas de las tres Universidades que conforman Science Up, PUCV, USACH y UCN. Dentro de esta instancia, quienes resultaron ganadores pudieron conocerse y compartir sus ideas y proyectos postulados.

Growing Up es una iniciativa que busca fortalecer las capacidades de innovación, emprendimiento y transferencia tecnológica en estudiantes de pre y postgrado de las Facultades de Ciencias de las Universidades del Consorcio, especialmente derivadas de investigaciones y desarrollos científico-tecnológicos. El programa tiene una duración de seis meses y considera financiamiento, capacitación y seguimiento, con el fin de apoyar el proceso de cada uno de los proyectos adjudicados.

Los proyectos adjudicados son once y cuentan con representantes de las tres Universidades socias del Consorcio. Entre ellos se pueden encontrar temáticas tan diversas como el desarrollo de un parche de hidrogel inteligente del proyecto “Keragelax”, al estudio para la eliminación de contaminantes de preocupación emergente (CECs) mediante proceso Fotoelectro-Fenton solar (FEFS) a pH natural.

Sobre el proceso de postulación y adjudicación de los proyectos, se valoró positivamente la postulación de proyectos interdisciplinarios, así como también la equidad de género en la composición de los equipos de trabajo.

María José Henríquez, coordinadora general del programa en la PUCV, declaró sobre la instancia: “es importante para nosotros acompañar a las y los estudiantes en el proceso de maduración de sus emprendimientos, prestarles asistencia en materias concretas que ellas y ellos mismos hoy en día identifican como debilidades, y poder contribuir así en el crecimiento de sus EBCT, para que eventualmente transiten hacia la transferencia tecnológica, impactando especialmente en los ecosistemas locales en los que se desarrolla el Consorcio”.

Felipe Stambuk, director del proyecto “Péptidos proapoptóticos como estrategia antineoplásica para cáncer gástrico” y estudiante del Magister en Ciencias Microbiológicas de la PUCV, destacó la instancia “porque promueve el emprendimiento en las Universidades del Consorcio”, sobre sus expectativas, manifestó: “espero que se establezcan interacciones entre las universidades, los proyectos y también con inversores y empresas, para que se potencien los emprendedores con proyectos de base científica-tecnológica”.

Por su parte, Isidora Díaz, directora del proyecto “Microflotación de minerales sulfurados de cobre en agua de mar” y estudiante del Doctorado en Química de la USACH, declaró que “es una gran oportunidad para comenzar a vincular mi tesis doctoral con el sector empresarial. Esto es relevante ya que con ayuda de este programa las investigaciones científicas tecnológicas desarrolladas a nivel de laboratorios podrán contribuir directamente la solución de problemas medioambientales actuales”.

A continuación, se detallan los once proyectos adjudicados, su director(a) y la Universidad del Consorcio a la que forma parte:

Con el objetivo de impulsar proyectos de emprendimiento de base científica-tecnológica que impacten de manera positiva en la sociedad, y que hayan sido creados por estudiantes de pre y postgrado de las Facultades de Ciencias de las universidades que integran el Consorcio Science Up (PUCV, USACH, UCN), se desarrolló durante el segundo semestre de 2021 la primera etapa del Programa Growing Up: “Cuéntanos tu idea”. Durante esta primera etapa, se llevó a cabo un conjunto de talleres de capacitación en materias relativas a innovación, creatividad y emprendimiento, con el fin de entregar a las y los estudiantes, herramientas básicas para la maduración de sus ideas y para la generación de sus propuestas de valor.

Cabe recordar que, como hito final de esta primera etapa, se realizó durante enero el Pitch Day, instancia donde las y los participantes debían presentar sus proyectos en no más de tres minutos, en los que debían ser capaces de comunicar de manera efectiva sus ideas, logrando cautivar a las y los evaluadores, con una oferta concreta y atractiva de emprendimiento científico tecnológico. De esta actividad los proyectos ganadores, y cuyos integrantes asistieron al viaje, fueron:

Es así como las y los ganadores recibieron su premio: un viaje a la región de Coquimbo, con distintas visitas a lugares de interés científico, diseñado por el Consorcio Science Up, con el fin de promover el conocimiento de disciplinas de interés transversal para científicas y científicos en formación, como por ejemplo la Astronomía y la Arqueología, y así difundir conocimiento científico y desarrollo tecnológico con que cuentan las universidades del Consorcio y sus entornos regionales. Además, realizar este viaje en grupo entre todas y todos los ganadores, buscaba generar vinculación entre estudiantes de distintas carreras y universidades para propiciar así, potenciales interacciones interdisciplinares en el futuro.

Entre las actividades agendadas para el viaje cabe mencionar que, las y los estudiantes fueron recibidos por representantes de la Universidad Católica del Norte, entre ellos, la académica y Directora del Departamento de Biología Marina UCN, Elisabeth Von Brand, quien los guió por el museo y acuario con el que cuenta la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN en la Bahía La Herradura de Guayacán. Asimismo, la coordinadora general del Consorcio Science Up, Leidy Bedón, como representante de la UCN sede Antofagasta, dio la bienvenida y acompañó al grupo de estudiantes durante todas las actividades, las cuales contaron entre otras, con: visitas a observatorios astronómicos (Observatorio El Pangue y Observatorio Astronómico Collowara), al Monumento Histórico Nacional Valle del Encanto, y a Óscar Malebrán, lavador de oro de Andacollo, quien explicó su quehacer a las y los estudiantes, quienes pudieron conocer la mina de oro artesanal donde desarrolla su trabajo.

Camila Núñez, estudiante de Bioquímica de la PUCV e integrante del proyecto “Keragelax”, destacó sobre la experiencia: “siento que el viaje fue un aporte más allá del dinero. Nos sirvió para crecer, aprender y fue genial, además, me pareció innovador de parte de Science Up entregarnos un viaje, porque es importante para nosotros como emprendedores tener distintas ideas y conocer, fue muy enriquecedor”.

Por su parte, Daniel Barrientos, estudiante de Ingeniería Física de la USACH y director del proyecto “TRES”, declaró que “lo más valioso de los premios de estos programas son los talleres que nos entregan los conocimientos. Hay muchas cosas que aprender que son necesarias, ocurre que nosotros como estudiantes con formación de base científica-tecnológica, y en particular con formación científica, no somos muy cercanos al mundo del emprendimiento y es importante que nos acerquemos desde el área científica”.

Desde Science Up, Etienne Choupay, Director Ejecutivo del Consorcio, declaró sobre la instancia: “Es un estímulo para los estudiantes de pre y postgrado que participaron en la primera etapa del Growing Up, con el objetivo que conozcan realidades fuera de la Universidad, qué es lo que se está haciendo en términos de ciencia, de manera de poder vincularlos y adentrarlos en lo que pueden ser sus futuras fuentes laborales y relevar la importancia de que siempre va a existir el complemento de poder emprender a partir de esos resultados de investigación o lo que ellos desarrollan en cuanto a lo científico-tecnológico”.

Con la participación de diversos actores de Science Up, entre ellos miembros del Directorio Estratégico y del Comité Ejecutivo, se desarrolló el pasado 27 de abril el primer taller sobre conceptos de género, impartido por ComunidadMujer y organizado por el Eje de Liderazgo y Participación Femenina del Programa.

En el taller se abordaron conceptos como sesgos de género, estereotipos, brechas y androcentrismo, con ejemplos aplicados al área de las Ciencias.

De acuerdo a la expositora, Jessica González Mahan, Directora del área de liderazgo de la organización, estereotipos y brechas de género comunes que ocurren en las Ciencias, la mayoría de las veces están relacionados a la invisibilización de las mujeres en la historia de estas disciplinas y es por eso, que se percibe una ausencia de mujeres en el área y se generan prejuicios desde muy temprana edad.

Sobre la aplicación de este taller para las facultades de Ciencias que conforman parte del Consorcio Science Up, la expositora comentó: “es un ejercicio de toma de consciencia, de mirarnos y reconocer nuestros sesgos de género internalizados. Al ser conscientes, podemos ver cómo desarticularlos”.

Luego de una instancia expositiva y una actividad en grupos, las y los participantes tuvieron un espacio para reflexionar y dialogar desde sus espacios en las universidades y proyectar cómo se pueden aplicar estas conclusiones en sus facultades y departamentos.

El Director Ejecutivo de Science Up, también Director de Incubación y Negocios de la PUCV, Etienne Choupay, destacó sobre la actividad que “representa el punto de partida para proyectar un plan de acción con distintas actividades que nos permitan abordar las brechas de género como Consorcio Science Up”.

Además, calificó el taller como una muy buena instancia para las facultades de Ciencias que componen nuestro consorcio y agregó: “es la primera vez que tenemos un taller sobre temáticas de género y es relevante seguir promoviendo desde nuestras tres Universidades la necesidad de abordar estos temas, a partir de la orgánica de las instituciones, de cómo tenemos que generar una cultura de enfoque de género para promover el liderazgo femenino en las facultades de Ciencias”.

Por su parte, Paulina Lobos, gestora del eje de Liderazgo y Participación Femenina de Science Up desde la UCN, declaró: “el taller se realizó para todas las y los integrantes del consorcio, nos pareció relevante que se revisaran los conceptos y la importancia de incorporar la perspectiva de género en la docencia universitaria”.

A esto, agregó: “estas acciones son importantes de socializar, con el fin de tener una base común de diálogo y conocimiento para poder visibilizar las brechas y abordarlas, fue una instancia súper interesante y provechosa”.

Cuatro generaciones de pregrado y postgrado de esta institución se titularán durante este mes, quienes tendrán el reto de incorporarse a un ecosistema donde el emprendimiento es una opción cada vez más real.

Durante los tres primeros sábados del mes de mayo de 2022, la Facultad de Química y Biología realizará la titulación de cuatro generaciones, tanto de pregrado como de postgrado. Un hito histórico para esta institución y una oportunidad para desarrollar vínculos con esta comunidad que egresa, instancia en la que colabora el Consorcio Ciencia2030 al cual pertenece la Usach, Science Up.

Estas ceremonias comenzarán el 7 de mayo con las generaciones de las carreras de pregrado de 2018 y 2019. Continuarán el 14 de mayo con las generaciones de pregrado del 2020 y 2021, para finalizar el 28 de mayo con las cuatro generaciones de esos años, pero esta vez de los programas de postgrado.

“Como comunidad, nos alegra sinceramente tener la oportunidad de verlos y de compartir con ustedes antes de que comiencen su vida profesional, lejos de su alma mater” afirmó la decana de la Facultad de Química y Biología, Dra. Leonora Mendoza quien hizo un llamado a qué como profesionales “siempre tengan presente el aporte que puede llegar a ser cada uno de ustedes para provocar los cambios que Chile”.

Sobre los desafíos que estas generaciones enfrentaron en su desarrollo, el mayor según la vicedecana de Docencia de la Facultad, fue enfrentar la docencia en modalidad virtual. El próximo reto para estas generaciones será pasar de la virtualidad y el teletrabajo a la presencialidad, donde deben privilegiar habilidades de comunicación y trabajo en equipo, destacó la Dra. Brenda Modak.

“No fue nada fácil, pero creo que a pesar de los años difíciles a los que se enfrentaron, tienen todas las herramientas necesarias para salir adelante. Además, siempre contarán con la Facultad para ayudarlos y apoyarlos”, rescató la Dra. Modak, quien también es la coordinadora del Eje de Armonización Curricular de Science Up en la facultad.

Un paso que convertirá a estas cuatro generaciones de cachorros y cachorras a leones y leonas, como coloquialmente se señala en esta casa educativa. Momento particular para este nuevo grupo que egresa, pues a diferencia de otros años, ahora la facultad ha generado más instancias de vinculación para que puedan desarrollarse.

Para el Dr. Gustavo Zúñiga, coordinador del Eje de Vinculación con el Entorno Socioeconómico de Science Up en la facultad, quienes egresan “tienen la alternativa de emprender con algún resultado que haya quedado de su trabajo de tesis o graduación. Esto podría permitirles desarrollar una actividad asociada a lo que recibieron como formación, pero con cierta autonomía. En ese sentido, Science Up les ofrece acompañamiento con talleres y capacitaciones, que a veces no reciben de manera tradicional”.

La instancia contó con la participación de Jovanka Trebotich, Coordinadora de Transferencia Tecnológica de Know Hub Chile; Germán Brito, Cofundador y Gerente Técnico en IMEKO Chile y Gonzalo Cid Passarini, Gerente General de la Fundación Tecnológica para la Minería.

Diversos actores que forman parte del Consorcio Science Up se reunieron el pasado miércoles 27 de abril junto a miembros del Consejo Consultivo Nacional, con el fin de dialogar sobre el proyecto, sus distintos ejes y la visión de los consejeros sobre el trabajo que se ha realizado y el que se proyecta para los próximos años.

Los consejeros, quienes además son ex alumnos de las universidades que conforman Science Up (PUCV, USACH, UCN), se destacan en áreas ligadas a la innovación y al emprendimiento con base científica-tecnológica, por lo que representan una enriquecedora visión basada en su experiencia en la industria y en estas temáticas.

El rol de los consejeros está ligado a la colaboración en lineamientos y recomendaciones para las transformaciones necesarias en las Facultades de Ciencias, con énfasis en el vínculo entre las Facultades de Ciencias junto a la sociedad civil en temas de I+D+i, además de su contribución como emprendedores y trabajadores en el sector productivo.

De la instancia también participaron relevantes actores del Consorcio, como Etienne Choupay, Director Ejecutivo de Science Up y Director de Incubación y Negocios de la PUCV, la Decana de la Facultad de Química y Biología de la USACH, Dra. Leonora Mendoza, quien forma parte del Directorio Estratégico del Consorcio, además de Luis del Campo, Decano de la Facultad de Ciencias UCN; Juan Escrig, Decano de la Facultad de Ciencia USACH; Juan Macchiavello, Decano de la Facultad de Ciencias del Mar UCN y Hernán Cáceres, Decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Geológicas UCN.

Sobre la reunión, el Director Ejecutivo del Consorcio, Etienne Choupay, destacó la importancia de “poder juntar actores que son ex alumnos de nuestras universidades y que están trabajando tanto en emprendimientos de base científica-tecnológica, como en empresas y poder recibir consejos de parte de ellos, sugerencias e ideas de posibles nuevas acciones que se puedan desarrollar desde el Consorcio para fomentar el desarrollo en esos ámbitos”.

De acuerdo al también Director de Incubación y Negocios de la PUCV, otro de los objetivos que se busca cumplir en estas sesiones es “cómo podemos adentrar a nuestros estudiantes de Ciencias de pre y postgrado en temas de negocios y mostrarles que sí es factible emprender y crear empresas a partir de resultados de investigación como alternativa de desempeño profesional”, comentó.

Las reuniones junto al Consejo Consultivo Nacional se desarrollarán de manera semestral y se establecen como una instancia de diálogo e intercambio en temas de investigación aplicada, transferencia y desarrollo tecnológico, innovación de vanguardia y emprendimientos de base científica tecnológica.

Integrantes del Consejo Consultivo Nacional

La curiosidad es el motor de estas iniciativas literarias, que logran vincular las inquietudes de las nuevas generaciones con el conocimiento, sumándolas a los nuevos desafíos de la sociedad.

En este mes del libro, en Science Up compartimos iniciativas de divulgación científica de las facultades que nos conforman, donde la curiosidad de sus protagonistas guían las historias. Obras que vinculan los conocimientos generados en la universidad con la sociedad, especialmente con las nuevas generaciones, motivando su interés por la ciencia.

“Naturaleza de la ciencia para todos”

Libro que le habla a las personas que logran palpar en la estructura de la naturaleza el conocimiento científico. Iniciativa que devela quiénes desarrollan la investigación científica actualmente,  cómo generan sus hallazgos y cómo luego los comunican.

Su objetivo fue responder a “cualquiera que tenga un mínimo de interés por la ciencia sabe algo acerca de los astros, los animales, las células o los átomos”, explica el Dr. Waldo Quiroz en su libro, autor y actual coordinador de Armonización Curricular de Science Up en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, quien buscó simplificar el mundo de la investigación para que la gente pueda tomar decisiones haciendo uso del conocimiento científico actual.

https://www.lakomuna.cl/tienda/product/3237_naturaleza-de-la-ciencia-para-todos

Cosmovisión mapuche y el mundo de las gráficas

Visión de mundo y conocimiento de la cultura mapuche se unen con las matemáticas en esta propuesta de divulgación científica. Una profesora de matemáticas mapuche guía a sus hijos, Nahuel y Sayen, por el mundo de las gráficas observando la realidad que los rodea, quienes van aplicando lo aprendido en las actividades contenidas en cada capítulo.

“Este fue un ejercicio de creatividad, proceso en que me reflejé mucho, como en mi forma de hablar o como le respondo a mis hijos. En ese personaje (ñuke) por primera vez tuve la oportunidad de escribir algo de divulgación, pensado no solo para que los profesores de matemáticas lo lean, sino también para que padres y madres podamos dialogar sobre la idea intercultural en la familia”, expresó su autora, la Dra. Daniela Soto Soto.

https://libreria.editorialusach.cl/cosmovision-mapuche-y-el-mundo-de-las-graficas

La hermandad de las Tortugas

Una aventura marina que comienza con el viaje de Honu, tortuga verde que en búsqueda del lugar de nacimiento en el Océano Pacífico, se encuentra con sus hermanas y serios problemas asociadas a la basura plástica. Historia que además de motivar la toma de conciencia, donde estas especies son las principales perjudicadas.

“Esperamos que este libro motive la conciencia para que el problema de la basura pueda ser superado. Todas las fuentes de basura en Chile son locales, entonces las soluciones deben surgir de los mismos territorios”, expresó Paloma Núñez a la Municipalidad de Coquimbo, una de sus autoras en conjunto con Diamela De Veer, Ailin Leyton Muñoz, Daniela Honorato, Martin Thiel y Nelson Vásquez, integrantes del proyecto Científicos de la Basura.

https://educacion.mma.gob.cl/wp-content/uploads/2019/10/La-Hermandad-de-Las-Tortugas.pdf

La Ruta del Big Bang

“Estimado lector: usted está aquí.Tiene este libro en sus manos, y si no consigo llamar su atención en las próximas cinco líneas, va a dejarlo abandonado sobre la mesa. Me temo que no tengo otra alternativa que decirle la verdad sin suavizantes ni “fotoshop”, la verdad a secas: mi única intención es que usted haga valer uno de los más profundos derechos del ser humano, el derecho a acceder al conocimiento”, señala la Dra. Marcia Henríquez Bustamante en la reseña de su libro “La Ruta del Big Bang. El Universo en clase Turista”.

Obra que busca transmitir el placer que produce el saber a través de una narración atractiva sobre el origen del universo, desafío que la autora orientó a públicos de todas las edades.

https://www.letrasnomadas.cl/p/la-ruta-del-big-bang-el-universo-en-clase-turista/

El Universo con la ayuda de su pantágina

Una experiencia inmersiva es la que ofrece el libro “El Universo en una pantágina”. Atenea, una niña de ocho años con su tablet motiva a los lectores y lectoras a usar sus dispositivos móviles para explorar el Universo, hipervinculado sus párrafos con imágenes, videos, juegos y actividades de realidad aumentada.

“Si pones una imagen 2D del Sol y la Tierra no te imaginas la diferencia real en los tamaños, en cambio cuando lo ves en 3D te queda clarísimo que dentro del sol cabe más de un millón de veces la Tierra. Más entretenido todavía si tu celular te permite verlo como si estuviera en el entorno físico que te rodea”, destacó la Dra. Leonor Huerta Cancino, autora del libro en conjunto con el profesor Jhon Silva.

https://libreria.editorialusach.cl/el-universo-en-una-pantagina

¿Qué hacen las científicas?

Libro que relata el quehacer diario de las investigadoras de diferentes ramas de la ciencia, desde las más evidentes, como la Astronomía y la Química, hasta las que no lo son tanto, como la Física. Un texto de divulgación que incorpora actividades, un cuaderno de investigación y perfiles de destacadas investigadoras a nivel mundial y nacional, muchas de las cuales abren una ventana de diálogo con las y los lectores, invitándoles a contactarlas.

“¿Por qué alguien querría ser científica? A veces hay disciplinas donde es evidente, como la Astronomía, donde hay fascinación por observar el cielo, pero por ejemplo ¿qué hace una bioquímica?, ¿una física? La actividad científica, más allá de la disciplina, tiene mucho que ver con la colaboración, algo que quise que quedara plasmado en este libro”, rescató su autora, la Dra. Carla Hernández S.

https://libreria.editorialusach.cl/que-hacen-las-cientificas-actividades-increibles-para-aprender-acerca-de-la-ciencia

El Programa tiene por objetivo vincular las universidades que conforman el Consorcio Science Up mediante proyectos de colaboración de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) con el sector productivo.

Desde hoy y hasta el 3 de junio se encuentran abiertas las postulaciones al Programa VINCULAB, una convocatoria que tiene por objetivo generar y fortalecer los niveles de investigación aplicada y la colaboración entre las facultades de Ciencias de las universidades que forman parte del Consorcio (PUCV, USACH y UCN) y el sector productivo, ya sea público o privado.

La iniciativa, dirigida a académicos y académicas del área de las ciencias, consiste en fortalecer las competencias de I+D+i, considerando un trabajo en conjunto con una organización del sector productivo y la participación de estudiantes pertenecientes a las facultades de ciencias adscritas al Consorcio.

El Programa considera una duración máxima de 12 meses para los proyectos seleccionados y un monto máximo de financiamiento de $2.500.000.

¿Cuáles son los requisitos?

Dentro de los requisitos para postular, se encuentra que la directora o director de proyecto debe ser una académica o académico perteneciente a alguna de las facultades de Ciencias adscritas al Consorcio.

Además, se debeincluir en el equipo de trabajo al menos una o un estudiante de pre o postgrado de alguna de las facultades de Ciencias adscritas al Consorcio y los proyectos deben llevarse a cabo en colaboración con una organización del sector productivo (entidad colaboradora), ya sea público o privado, regional o nacional.

¿Cómo postular?

Para postular, los participantes deben completar el formulario de postulación disponible aquí . En el caso de cumplir las bases y de obtener una evaluación positiva, los participantes serán invitados a presentar sus propuestas ante un panel formado por miembros del Consorcio. Esta presentación se llevará a cabo en modalidad virtual.

¿Quiénes pueden participar?

Académicas y académicos pertenecientes a Facultades de Ciencias adscritas al Consorcio

Facultad de Ciencias, PUCV, Facultad de Ciencia, USACH, Facultad de Química y Biología, USACH, Facultad de Ciencias, UCN, Facultad de Ciencias del Mar, UCN, Departamento de Ciencias Geológicas, UCN.

A través de la armonización curricular, el Consorcio Science Up busca impulsar el espíritu emprendedor e innovador en las facultades de ciencias para potenciar la transferencia tecnológica y fortalecer la articulación entre la academia y el sector productivo para el desarrollo del país.

El emprendimiento y la innovación son herramientas clave para la activación económica y la generación de empleo. De acuerdo al informe Radar Pyme de Red Capital realizado en 2019, en Chile existen más de 900 mil empresas, de las cuales 220 mil son pymes y unas 680 mil, microempresas. Por otro lado, la innovación se ha transformado en el motor que impulsa la transformación y el crecimiento, ya que permite aprovechar los recursos para obtener mayores beneficios de manera sostenible.

Por lo mismo, uno de los principales objetivos de Science Up es motivar el espíritu emprendedor e innovador de las y los alumnos/as, académicos/as e investigadores de las facultades de ciencias. Para lograr este y otros desafíos, se trabajará en conjunto para armonizar las mallas curriculares de pre y postgrado, lo que permitirá impulsar y fortalecer las capacidades desde la formación académica.

En esa línea, se busca desarrollar nuevas metodologías pedagógicas y distintas convocatorias que impulsen proyectos de innovación docente que, luego, puedan ser implementados, a nivel piloto, en las aulas. Asimismo, también se llevarán a cabo programas de capacitación docente en metodologías de aprendizaje activo para la innovación educativa en carreras científicas, lo que permitirá modernizar los procesos formativos.

Waldo Quiroz, director del Programa de Magíster en Didáctica de las Ciencias Experimentales de la Facultad de Ciencias de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, considera que la transversalización de las mallas es primordial para lograr este desafío: “Es muy beneficioso cuando los estudiantes tienen la opción de tomar asignaturas interdisciplinarias, ya que es importante tener experiencias formativas en diversas áreas, como economía e innovación. Por lo mismo, es primordial realizar, primero, una alfabetización económica. En general, en Chile somos analfabetos económicamente, muchas personas no saben cómo funciona el sistema y desconocen, por ejemplo, que inversión más innovación genera crecimiento. De allí la importancia de la interdisciplinariedad en las mallas curriculares”.

Carol Joglar, profesora asociada del Departamento de Biología de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago de Chile, complementa esta postura, asegurando que es necesario contar con equipos que sean multidisciplinarios. “Son claves las asignaturas transversales, no adscritas a un departamento, facultad o universidad en específico que, además, sean dictadas por equipos multidisciplinares, en los que participen profesionales e investigadores y que, en conjunto, aborden la resolución de problemas legítimos, desde estudios de casos, provenientes de la comunidad, empresas, escuelas, etc.”.

Del mismo modo, Science Up también se enfocará en la implementación de un modelo de trabajo consorciado entre las casas de estudio. “El trabajo en conjunto entre las tres universidades permite compartir distintas experiencias y necesidades de regiones que son completamente distintas: Valparaíso, Coquimbo, Antofagasta y Santiago. Por ello, la oportunidad de realizar tesis o investigaciones en conjunto puede ser muy beneficioso para los estudiantes de postgrado y para potenciar la vinculación entre las universidades y el sector productivo de zonas diferentes, atender a sus necesidades y potenciar la transferencia tecnológica”, asegura Rodrigo Castillo, profesor asociado, director del Magíster en Ciencias con Mención en Química de la Universidad Católica del Norte.

Finalmente, y entre otras acciones, también se busca potenciar la colaboración internacional para el desarrollo de los estudiantes. Para Galina García, Vicedecana de Docencia de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Santiago de Chile, es fundamental “potenciar el inglés a través de las mallas, pero también de los contenidos. Es decir, aumentar la bibliografía en inglés, incentivar a que los alumnos vean videos educativos en ese idioma y llevar a cabo una serie de capacitaciones con un enfoque más científico, que les permita entender artículos que tienen un lenguaje más específico y que los estudiantes sepan qué está pasando en otros países”, concluye.

De esta forma, a través de la armonización curricular, el Consorcio Science Up podrá impulsar el espíritu emprendedor e innovador en las aulas, para potenciar la transferencia tecnológica y fortalecer la articulación y vinculación entre la academia y el sector productivo para el desarrollo del país.

Articulación con el ecosistema nacional e internacional, habilitación de espacios de prototipado, estrategias de difusión y programas que fomenten y apoyen el emprendimiento de base científica tecnológica son algunos de los objetivos de Science Up para vincular a las facultades de ciencias con el entorno.

El avance de la Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación (CTCi) es un pilar fundamental para potenciar el desarrollo económico y social de un país, por lo que el Consorcio Science Up trabajará consensuadamente para impulsar la vinculación entre sus facultades de ciencias y los distintos actores que componen el ecosistema nacional. En ese escenario, es fundamental el papel que juega la Transferencia Tecnológica, ya que permite poner en valor las capacidades de investigación de las facultades, al incorporar los resultados al quehacer del país.

Entendemos por Transferencia Tecnológica aquel proceso que permite que el conocimiento tecnológico sea transferido desde una organización a otra, para que esta última lo integre de forma exitosa en sus procesos productivos. Pese a sus beneficios, aún existen diversas brechas y desafíos para seguir impulsando esta estrategia en las universidades.

Por lo mismo, es primordial el trabajo que se realizará desde Science Up para promover capacidades de innovación, emprendimiento y transferencia tecnológica en sus facultades de ciencias.  El diagnóstico interno realizado entre las universidades que ejecutan el Consorcio (PUCV, USACH y UCN), deja en evidencia que las tres casas de estudio disponen de una sólida estructura institucional para fomentar la innovación, como incubadoras, aceleradoras, laboratorios de fomento a la creatividad, oficinas de transferencia tecnológica, entre otras.

En ese sentido, parte del desafío es mejorar la articulación entre dichas unidades y las facultades de ciencias. “Tenemos mucho potencial, gente joven con el entusiasmo de innovar y emprender. Y ahí el rol de las universidades es impulsar los procesos y darles herramientas a los estudiantes. De algún modo, hay que lograr la integración entre los proyectos, tratar de masificarlos y guiar a los alumnos, abriéndoles las puertas y facilitándoles el camino, porque la ruta del emprendimiento o de proyectos científicos-tecnológicas no es simple”, explica Roberto Bastías, doctor en Microbiología, Profesor del Instituto de Biología de la Facultad de Ciencias de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Por lo anterior, el Consorcio generará programas que fomenten y apoyen el emprendimiento de base científica tecnológica, enfocándose en promover y detectar habilidades en los estudiantes de las facultades e impulsar equipos con talento, que sean capaces de desarrollar proyectos de innovación y emprendimiento en base a tecnologías.

Del mismo modo, también se trabajará en la habilitación de espacios y equipamiento que fomenten un encuentro multidisciplinario, físico y virtual, donde se potencie la creatividad y la posibilidad de aplicación de las ideas y proyectos que se generan a propósito de estos espacios colaborativos.

Para Dora Altbir, Premio Nacional de Ciencias Exactas 2019 y académica de la Facultad de Ciencia de la Universidad de Santiago de Chile, este punto es primordial: “Cuando uno habla de innovación tecnológica, tiene que estar en el laboratorio. Por lo que, además de estos espacios de difusión común, ojalá multidisciplinarios dentro de las universidades, tenemos que tener más laboratorios de acceso libre, con buen equipamiento y sistemas de prototipado para que, efectivamente, nuestros alumnos puedan desarrollar sus ideas. A veces, uno tiene proyectos muy interesantes, pero al llevarlos a la práctica, los problemas que se enfrenta son múltiples, y por eso tenemos que ofrecer un espacio para que esas ideas puedan concretarse”, asegura.

 El papel de la comunicación

Science Up también trabajará para vincular a las facultades de ciencias con la comunidad alumni, el sector productivo, la sociedad y la educación básica y técnica. Al mismo tiempo, se potenciarán los esfuerzos por visibilizar el trabajo del Consorcio con stakeholders y se abordarán estrategias para vincular y comunicar a la sociedad civil, el desarrollo científico y tecnológico de las facultades.

Mario Pereira, académico del Departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad Católica del Norte, es enfático en ese punto: “La labor de las comunicaciones es fundamental. Las universidades debemos romper todo tipo de cercos para para poder llegar a los distintos grupos de intereses que identifiquemos. En ese escenario, debemos ser muy perseverantes para lograr acercarnos a las comunidades y tenemos que valorar el potencial de las comunicaciones. Hay que dejar de creer que quienes venimos del mundo de las ciencias, o de la ingeniería, estamos en condiciones de enfrentar todas las tareas. Creo que allí los lenguajes, mensajes, modos y herramientas para comunicarnos son esenciales”.

Dora Altbir plantea una idea similar: “La sociedad y las empresas tienen que saber qué es lo que estamos haciendo. Para ello hemos aprendido la importancia del uso del lenguaje adecuado. Como científicos estamos acostumbrados a presentar nuestro trabajo ante audiencias disciplinarias, pero ahora tenemos que ser capaces de llevar esa misma comunicación a un ambiente que no es de expertos. Debemos seguir aprendiendo a desarrollar esta vinculación efectiva con el medio y entregar los conceptos en forma clara, sencilla y comprensible para todos”, puntualiza.

De este modo, y en concordancia con los otros ejes que se trabajarán desde el Consorcio Science Up, será posible articular el ecosistema de emprendimiento e innovación y formar estudiantes altamente calificados que potencien la articulación entre la academia, la sociedad y el sistema productivo en favor del desarrollo socioeconómico de nuestro país.

El Consorcio se ha comprometido a trabajar, con estrategias transversales a todos los ejes del proyecto, para incentivar y aumentar la participación femenina en sus facultades de ciencias, tanto en la comunidad universitaria como en roles de liderazgo.

El aumento de la participación y el liderazgo femenino en la ciencia y la tecnología es clave para superar los principales desafíos globales, ya que los equipos diversos en cuanto a género son más productivos, estables y aportan puntos de vista más sostenibles para el desarrollo de las comunidades. Sin embargo, a nivel mundial y nacional, las mujeres siguen subrepresentadas en las carreras denominadas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

Según el Reporte de Participación Femenina realizado el año 2018 por la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile (CONICYT), sólo un 20% de las adjudicaciones del Programa de Investigación Asociativa, en el área de ciencias naturales son lideradas por investigadoras. Desde esa línea, la doctora María Jesús Aguirre, académica de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago de Chile, confirma que esta brecha se visibiliza mucho más en los estudios de postgrado:

“En el pregrado esta brecha prácticamente desaparece, pues ahora, a diferencia de 20 o 30 años antes, el ingreso de mujeres a carreras científicas del área de la química y la biología es cada vez más alto. Sin embargo, las jóvenes científicas que se están iniciando en el campo de la investigación y que su productividad es medida por los papers, aún tienen como desventaja la maternidad, puesto que todavía culturalmente es un asunto femenino, por lo que tienen menos tiempo, autonomía y oportunidades que sus colegas varones para dedicarse tiempo completo a postdoctorados, estadías de investigación y otros aspectos”, asegura la docente.

Por lo mismo, Science Up se ha comprometido a trabajar, con estrategias transversales a todos los ejes del proyecto, para incentivar y aumentar la participación femenina en sus facultades de ciencias, tanto en la comunidad universitaria como en roles de liderazgo. En ese sentido, entre otras iniciativas, se generarán protocolos de contrataciones del personal académico, profesional y funcionario, que incentiven una mayor participación femenina y se generarán espacios que favorezcan la reflexión y la sensibilización acerca de temáticas de género.

En esa misma línea, Joseline Tapia, profesora asociada de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Geológicas de la Universidad Católica del Norte, asegura que es primordial generar protocolos de postnatal, que permitan equiparar la participación de mujeres. “Es fundamental, ya que eso impacta directamente en la productividad de las científicas. En vez de tener criterios de contratación relacionados directamente a la competitividad y a la producción, es necesario considerar otras aristas que son igual de importantes. Quizás las mujeres no publicamos más, pero lo hacemos en revistas de mejor índice, primamos la calidad ante la cantidad, hemos hecho más cátedras o tenemos experiencia en vinculación con el medio. Hay un montón de temas que a veces no se consideran en las contrataciones, por lo que tener un protocolo bien definido va a equiparar las competitividades”.

 Paralelamente, Science Up también trabajará para visibilizar el trabajo de las académicas, investigadores y docentes, por lo que se difundirán permanentemente las contribuciones que han realizado las mujeres en las áreas científicas, de innovación y emprendimiento.

 “Es necesario llevar científicas a los colegios para demostrar que las mujeres sí hacen ciencia y lideran proyectos. La visualización es una de las estrategias más potentes. La brecha de género viene desde la niñez, cuando los niños y niñas están en el colegio ya existe una diferencia y predisposición inequitativa, por lo que es importante que los profesores y profesoras les demuestran a las niñas que ellas también pueden y que en la ciencia participan hombres y mujeres”, opina María Argudo, profesora asociada del Instituto de Física de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y presidenta de la Sociedad Chilena de Astronomía.

Por su parte, Paola Arias, profesora asociada del Departamento de Física de la Universidad de Santiago de Chile considera que, para disminuir la brecha, es necesario que los hombres también se comprometan: “Una cosa es realizar talleres con enfoque de género, pero otra muy diferente es que los hombres participen. Por ello, hay que motivarlos para que se interesen en conocer realidades y derribar mitos”. Asimismo, también destaca la labor de las iniciativas de mentoring: “es necesario incluir mujeres que ya han roto esta brecha, que son emprendedoras o académicas exitosas para que acompañen a otras mujeres en el proceso y no se sientan perdidas y tengan alguien a quien recurrir en caso de encontrar dificultades en el camino”, puntualiza.

De esta manera, Science Up seguirá impulsando capacidades de innovación, emprendimiento y transferencia tecnológica, motivando la participación femenina en sus facultades de ciencias de manera transversal, incorporando enfoque de género en la docencia, desarrollando proyectos de I+D+i+e encabezados por mujeres y vinculando a científicas líderes con stakeholders y el entorno socioeconómico.