Corfo Gobierno de Chile
menu close
X

Noticias

Dr. Leonel Rojo, académico USACH: ciencia, pandemia y economía

COLUMNA DE OPINIÓN

Cabe preguntarse por qué no nos damos cuenta de lo maravilloso que resulta cultivar la ciencia y la tecnología en el contexto de una economía globalizada. La ciencia no solamente es maravillosa porque nos hace pensar y desafiar nuestra curiosidad y elevar nuestro intelecto, sino también porque puede crear valor a partir de la nada, los casos son innumerables

Por Dr. Leonel Rojo Castillo, académico de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago de Chile.

En Chile se ha hablado mucho de las vacunas contra el COVID-19, especialmente si debemos o no construir centros para su fabricación en nuestro país, una discusión que fue instalada con motivo del confinamiento, las cuarentenas, las muertes y la falta de recursos tecnológicos en todos los niveles del sistema de salud durante esta pandemia por SARS CoV 2. La economía se contrajo severamente, muchas empresas quebraron o debieron reducir su tamaño al mínimo posible. ¡Vaya, qué fuerza tiene un virus microscópico!

Para los científicos chilenos resulta evidente que hemos mejorado en los últimos treinta años: la inversión en ciencia y tecnología ha crecido desde los años ochenta hasta la fecha, pero seguimos estando en un pantano frío y lleno de incertidumbre, en una realidad paralela, donde se invierte menos del 0.4 por ciento del PIB en ciencia y tecnología. Además, la velocidad a la cual ocurre la transferencia tecnológica desde las universidades está disociada de la tremenda velocidad que la industria necesita; la burocracia a veces sobrepasa al sentido común y perdemos oportunidades de desarrollo. Esto se refleja en que casi la totalidad de las patentes de invención generadas en la universidades no llega a ver la luz, es decir, no son transferidas a empresas o generan nuevas empresas “spin off”.

Pensemos, por un momento, en los inicios de la pandemia COVID-19 en Chile. Por aquel entonces, todos corríamos despavoridos esperando la forma más adecuada de protegernos o continuar con nuestras vidas en medio de un virus potencialmente mortal. Allá por los inicios de 2020, escaseaban las mascarillas de alta calidad, los guantes, alcohol gel, test rápidos, ventiladores mecánicos, fármacos de cuidados intensivos, purificadores de aire, entre otros utensilios médicos. 

Mientras tanto, en pocas semanas, China, Corea, Israel, Inglaterra, Japón y Estados Unidos ya disponían de tecnologías de diagnóstico rápido, aparatos de PCR de alta eficiencia, purificadores de aire, etc. Meses más tarde, algunos centros en Europa, China y Estados Unidos ya disponían de los primeros prototipos de vacunas. Al poco tiempo, tuvimos la opción de acceder parcialmente al goteo de las primeras vacunas y pudimos mejorar nuestro manejo de esta pandemia. Aprendimos a usar nuevas formas de comunicación y desarrollamos el teletrabajo, como nunca pensamos que fuera posible. TODO esto gracias a la ciencia y la tecnología.

Cabe preguntarse por qué no nos damos cuenta de lo maravilloso que resulta cultivar la ciencia y la tecnología en el contexto de una economía globalizada. La ciencia no solamente es maravillosa porque nos hace pensar y desafiar nuestra curiosidad y elevar nuestro intelecto, sino también porque puede crear valor a partir de la nada, los casos son innumerables: Apple. Microsoft, SINOVAC, Moderna, Facebook, Twitter, Instagram, Tesla, entre otros. Este valor económico debidamente gestionado y protegido es la clave para una sociedad con más oportunidades y menos desigualdad.

Valorar la ciencia y el trabajo de los científicos es CLAVE. Por ejemplo, cuando salieron las vacunas, muchos propusieron que se debían levantar los derechos de patentes, que suena del todo razonable, porque se trata de salvar vidas en todo el mundo. Sin embargo, la posición impopular de mantener dichos derechos no es del todo mala. Me explico: si decidiéramos eliminarlos, le estaríamos dando un pésimo mensaje a la humanidad, estaríamos diciendo que el capital intelectual no debe ser reconocido y, probablemente, tendríamos tecnologías gratuitas por un tiempo, pero luego de eso, desaparecería el incentivo para desarrollar el talento humano de alto nivel porque no habría una retribución económica adecuada a las mentes brillantes y esforzadas que decidieron luchar para que podamos hacer frente a problemas tan graves como la pandemia por COVID-19.

Es imposible pensar en una sociedad que quiera dar importancia a un “nuevo modelo de desarrollo” si no respetamos la propiedad intelectual en todas sus formas (patentes, registros de marca, secretos industriales,entre otras), porque esto es el resultado de dar libertad y oportunidades a los talentos entrenados al más alto nivel, personas que son capaces de apostar una vida de trabajo y entrega total por descubrir la cura para virus letales, desarrollar superalimentos, crear nuevos fármacos o tecnologías de comunicación social. Si no comprendemos esto, siempre vamos a vivir en un país que exporta los denominados “commodities” y no exporta al mundo el talento de sus científicos.